Viernes, 22 de Noviembre de 2019 - de ,

  

Discurso de Jaime Galemiri, Presidente del Directorio de Beit Emunah, en Iom Kipur 2016/5777



Queridos Amigos, familia Beit Emunah:
 
Estamos comenzando un nuevo año, el 5777, año en que nuestra comunidad Beit Emunah cumple 13 años- su bar mitzvá- y en este contexto, en mi calidad de presidente de la Comunidad, tengo el honor y placer de compartir con ustedes estos minutos de reflexión como ya es tradición cada Yom Kipur a esta hora.
 
Parece increíble que ya haya transcurrido un año desde la última vez que nos encontramos reunidos en este mismo lugar, compartiendo en el espíritu de unión y acogida que inspira a nuestra pequeña pero gran comunidad, nuestras oraciones, esperanzas, anhelos y deseos.
 
Aquí en Beit Emunah nada que sea humano nos es ajeno porque creemos firmemente que para ser judíos plenos debemos actuar y comprometernos con el acontecer de toda la humanidad y todos los sucesos. Es por ello que a lo largo de los meses del año transcurrido compartimos diversas actividades e instancias que nos  permitieron sentir que vivíamos y traspirábamos ese judaísmo comprometido que inspira la esencia de nuestra Comunidad.
 
Somos una comunidad comprometida con el apoyo al estado de Israel y anhelamos ver la llegada de un tiempo real de paz.
 
Revisando el año transcurrido, merece señalarse que –manteniendo nuestros valores y visión, hemos preservado nuestra relación con el Bicur Joilim con quien no solo celebramos una vez más la primera noche de Rosh Hashaná sino por 13er. Año consecutivo el Segundo Seder solidario. Debo señalar que la actividad se concreta gracias al solidario apoyo de muchos de los aquí presentes que sensiblemente, además de asistir y participar, abren sus corazones para hacer posible su realización.
 
Del mismo modo tiene un lugar destacado el gran patrimonio de Beit Emunah como es que prácticamente gran parte de la labor que se lleva adelante descansa sobre los hombros de un comprometido grupo de damas, las así denominadas Banot y Damas Beit Emunah que no cesan en buscar y promover actividades e iniciativas que nos enriquezcan e incentiven para mirar de manera optimista hacia el futuro. Gracias a cada una de las damas. Gracias Maggie, que más que ser la esposa de nuestro Rabino, es una incansable activista y junto a ella las tantas damas que con el fin de evitar caer en el riesgo de olvidar mencionar a alguna les ruego se sientan todas incluidas en este sincero agradecimiento y reconocimiento.
 
Y si hablamos de los servicios religiosos obviamente debemos destacar a nuestra querida jazanit Pamela Nisin quien con su entrega y compromiso y su hermosa voz nos transporta cada semana y en cada festividad a celebrar la santidad del momento. Reconocemos también el aporte que significa contar con Arturo Birbaum quien cada Shabat deja su impronta tanto en la maravillosa lectura de la Torá como con sus reflexiones y en el apoyo a nuestro Rabino.
 
Durante el primer semestre de este año debimos ir en busca de un nuevo organista para Beit Emunah, y, tal como ha sucedido durante estos 13 años, nuevamente podría decir que “Dios nos hizo un guiño” para sentir que está siempre junto a nosotros. Encontramos e incorporamos a nuestra familia Beit Emunah al Sr. Abraham Bronstein quien con su calidad y profundo conocimiento de la música ha aportado al embellecimiento de nuestros servicios.
 
Los recientes servicios de Rosh Hashaná nos permitieron gozar de cada uno de sus momentos, guiados de la mano de nuestros queridos Raúl y Ariel a quienes quiero darles las gracias por acompañarnos durante tantos años.
 
Junto a ellos deseo reconocer a nuestro querido Rony Arendt que una vez más nos ha hecho vibrar y estremecer con los sonidos del shofar. También reconocer y a gradecer a los integrantes del coro: Raul, Hanna, Ilana y Yoel
 
Cuando miramos en la dinámica continuidad  de Beit Emunah no podemos hacerlo sin destacar a nuestra querida Morá Ruthy, quien ha estado constantemente presente tanto a cargo de la Escuela de Bar y Bat Mitzvá como buscando generar espacios de estudio especialmente orientados a la mujer. Confiamos en continuar muchos años compartiendo y trabajando juntos. 
 
Somos una comunidad con un gran corazón y aquí CADA UNO ES IMPORTANTE Y LE DEDICAMOS TODO NUESTRO EMPEÑO. 
 
Las tareas administrativas que diariamente se llevan a cabo están a cargo de nuestra querida Evelyn quien pone su nota de sonrisa, tranquilidad y calma para que semana a semana contemos con todo lo necesario.
 
Nadie puede llevar adelante la tarea solo, y menos la parte directiva, por ello quiero extender mi especial agradecimiento y reconocimiento a cada uno de quienes me acompañan en el Directorio de Beit Emunah por la tarea de acuerdo a sus posibilidades y capacidades. 
 
A nuestro Rabino Shmuel, alma de Beit Emunah, que nos permite acompañarle y compartir, que procura enseñarnos y guiarnos, inspirarnos y mirar hacia adelante en el camino de seguir consolidando comunidad en la visión de ser una comunidad dinámica, activa, comprometida, que interactúa con la sociedad en general, que se apega a valores éticos esenciales del milenario legado judío, que por sobre todo es amigo y cercano de cada uno de quienes a él nos acercamos vaya mi agradecimiento y deseo que continuemos juntos este camino por muchos años.
 
Este año tuvimos el orgullo que tres de nuestras jóvenes llevaran adelante el proyecto juvenil “Nitzaním” que en esta primera etapa se manifiesta a través de la realización cada viernes del “Kabalito” Kabalat Shabat infantil, muchas gracias Javiera, Tamara e Isidora e invito a las familias con niños pequeños a sumarse a disfrutar de esta experiencia.
 
Hoy es día de revisión y es válido señalar que ha habido cosas que no hemos logrado concretar y áreas que en las que no hemos podido avanzar como hubiéramos deseado.
 
Tenemos sueños, hoy son sueños,  todo comienza con un sueño. Ya el año pasado les hablé del sueño de la sede propia, para nosotros, por nosotros, para y por las siguientes generaciones. No somos “una comunidad más” SOMOS COMUNIDAD, tenemos motivos para compartir lo que nos es común, para cuidarlo, para protegerlo, para nutrirlo, valorarlo y apoyarlo. Verán que hemos distribuido un flyer especialmente destinado a llamar la atención acerca de ese tema en el cual hay un pequeño comité trabajando a cuyos integrantes agradezco por su entrega y compromiso con tan trascendente tema. Amigos queridos: ¡¡los invito a que soñemos juntos!! Porque con ello el sueño se hará realidad y, como el sueño del patriarca Yaakov, podremos tener la dicha de ver la “escalera que une al cielo con la tierra” sintiendo que a partir de ese amor y de ese compromiso nosotros somos los que ascendemos por esa escalera peldaño a peldaño”.
 
Quisiera sinceramente invitarlos a abrir nuestros corazones y manos y sumarnos todos y cada uno, participando, sugiriendo ideas y actividades, suscribiéndose como socios, aportando. BEIT EMUNAH SOMOS TODOS Y CADA UNO, ¡DESDE LOS MÁS GRANDES A LOS MÁS PEQUEÑOS! Creo que no hace falta insistir demasiado, es una elección que cada uno debe y puede hacer, en todo caso hagámosla antes que sea tarde.
 
 
 
Escribamos con entrega, solidaridad, esplendidez, compromiso y fraternalmente, las páginas de este nuevo Libro de la Vida que se abre para nosotros al inicio del nuevo año. Nadie puede hacerlo por nosotros, cada uno elige y deja su huella.
 
Para concluir: muchas gracias a cada uno por estar y por ser, a los que vemos menos y a los que vemos más seguido, muchas gracias por estar nuevamente aquí en Kipur junto a nosotros, es un mensaje que recibimos y tomamos en todo se significado y trascendencia que nos compromete a trabajar con más empeño.
 
En lo personal, como presidente, mi anhelo es lograr que nuestra institución perdure en el tiempo y para ello debemos diseñar una organización que lo permita. 
 
Agradezco a mi comunidad por concederme el honor de ser su presidente, como asimismo espero haber cumplido las expectativas y anhelos depositados en mí. 
 
Finalmente y en el sentido propio que nos convoca Yom Kipur, si algo no estuvo hecho como debió hacerse, no se hizo, o no logramos responder cabalmente, espero que acepten mi petición de perdón y juntos nos comprometamos a hacer más y mejor éste nuevo año. ¡¡¡BE somos todos, nadie sobra y muchos faltan!!!
 
Aprovecho la oportunidad para desearle a cada uno de Uds. Gmar  Jatimá Tová.
 
Shaná tová umetuká.
 

Centro de Estudios Religiosos

...

Leer más

  • Av. Tomás Moro 261 (interior) Las Condes - Santiago de Chile
  • Teléfono (+562) 2224 8523
  • Email: contacto@beitemunah.cl