Lunes, 01 de Junio de 2020 - de ,

  

Con la Tora en una mano y el periodico en la otra

Parasha Bemidbar (Núm. 1:1-4:20) Sobre el uso de la internet en Shabat durante la pandemia


La parasha de esta semana es el inicio de Números, libro que relata el viaje desde Sinaí hasta el Río Jordán, y comienza con instrucciones de Dios. La parasha de esta semana anuncia el desafío inédito que experimentará el pueblo judío durante este viaje por el desierto, como lo será el aprender a vivir la ley de Dios cuando lleguen a Israel, lo que implicará adquirir nuevas prácticas religiosas y conductas.

Hoy, nuevamente estamos viviendo un desafío importante ante la imposibilidad de asistir físicamente a nuestras sinagogas, lo que ha impulsado el uso de la internet en Shabat y festivales religiosos, a pesar de estar prohibido por nuestras autoridades religiosas en tiempos normales. El riesgo de muerte al juntarse en grupos en esta pandemia del COVID-19, ha llevado a la numerosas de las sinagogas a celebrar el Shabat conectando la comunidad mediante la internet, incluyendo a sinagogas ortodoxas en USA e Israel. Ante esto, conviene recordar que la historia del judaísmo está marcada por la evolución de nuestras prácticas, como lo resume la conocida enseñanza del Rabino Isaac Luria: “De acuerdo a su época y su generación…”, que tiene tanta vigencia hoy como en su lejano tiempo de la ciudad de Safed del Siglo XVI.

Y, como ha ocurrido siempre en nuestras crisis importantes, desde la segunda destrucción del Templo de Jerusalén en el año 70 de la era común hasta ahora, la gravedad de esta pandemia mundial ha producido respuestas diversas y antagónicas en el judaísmo, desde quienes abrazan sin reservas el uso de la internet y medios tecnológicos en Shabat, hasta quienes se oponen argumentando que no hay razones para violar ni menos cambiar la ley religiosa judía, pasando por otras comunidades que lo aceptan transitoriamente mientras dure esta pandemia. Jorge Rozemblun recuerda esta semana que, nuevamente, tenemos el dilema de elegir entre la Torá y la Halajá (https://www.radiosefarad.com/tora-vs-halaja/).

Atendiendo a la nueva realidad del COVID-19, el Comité de Ley y Estándares Judíos de la Asamblea Rabínica (CLEJ), el máximo organismo orientador y regulador de la liturgia de nuestro Movimiento Masorti del judaísmo, emitió una opinión no unánime el pasado 13 de mayo titulada “Streaming Services on Shabbat and Yom Tov “, que se puede traducir como “Transmisión de los Servicios Religiosos por Internet durante el Shabat y las Festividades Judías”.

Dicha responsa es una invitación a ponderar y examinar nuestras prácticas religiosas durante la nueva realidad de la pandemia del COVID-19, y es un hermoso ejemplo de la continuidad del proceso de estudio y reflexión en nuestra religión, comenzada hace siglos con el Talmud.

Es imposible presentar en este espacio tan breve el largo, complejo y fascinante razonamiento de la responsa del CLEJ, que propone que sería admisible según las enseñanzas de Dios constituir un minián y establecer un espacio de oración virtual mediante la internet para celebrar el Shabat y nuestros festivales religiosos. Sin embargo, la responsa también presenta los riesgos, entre los cuales el más importante es la trivialización y pérdida de la vida comunitaria, que es la amenaza más importante para nuestra y todas las religiones en el mundo moderno. Las restricciones a la legitimidad del uso de la internet incluyen por cierto la clásica de que los artefactos eléctricos deben comenzar a funcionar antes del Shabat y no se pueden manipular hasta que éste finalice.
El principio religioso sobre el cual se basa la proposición del Comité es el conocido “pikuaj nefesh”, que enseña que salvar una vida es más importante que cualquier otra obligación religiosa, de manera que es evidente que el uso de la internet en Shabat hs de ser transitorio, y no podría seguir siendo aceptable una vez que finalice la amenaza del COVID-19.

Najshon ben Abraham

  • Mar Jónico 8860, Vitacura - Santiago de Chile
  • Teléfono (+562) 2224 8523
  • Email: eherrera@ehspos.cl