Martes, 21 de Enero de 2020 - de ,

  

Con la Tora en una mano y el periodico en la otra

Cambiemos el pasado para tener futuro. Parasha Va-Yiggash (Génesis 45:18- 47:27)

El rabino Jonathan Sacks esta semana recuerda en su interesante comentario el cambio del relato de José, desde Génesis 40:15 (... fuí raptado de la tierra de los hebreos...), hasta Génesis 50:19.20 (... Dios hizo esto... ...para salvar muchas vidas...), mostrando cómo podemos cambiar el pasado, si tenemos el coraje de resignificarlo. Eso es precisamente lo que hizo José: convirtió su pasado lejano, que era un abismo de odio fratricida, en uno de memoria más dulce, como la oportunidad que fue para aprender a ser el José que ahora podía salvar a su familia y a todo Egipto, por todo lo cual dió gracias a Dios.

Lo que hace José es esos versículos es extraordinario, y como lo recuerda tan elegantemente el rabino Sacks, se adelantó en siglos a una de las técnicas modernas de la psicología, que se basa en cambiar el pasado, que reside en la memoria del ser humano, para redimir el presente y hacer posible el futuro.

Se nos olvida frecuentemente que el pasado existe y que nunca desaparece del todo, alojado en los misterios de los circuitos neuronales del cerebro humano, que son un depósito desde donde podemos revivir una y otra vez nuestro pasado individual y colectivo. Pero, si nuestro pasado vive en tal residencia neurofisiológica, entonces podemos cambiarlo a voluntad, de manera análoga a la edición de los videos que se modifican con el computador. Y podemos entonces convertir el mal en bien, la tragedia en oportunidad redentora, y el odio fratricida en un futuro de amor y compasión. Todo eso es lo que hace José en los intensos versículos de la parasha de esta semana.

Una de las calumnias antisemitas más superficiales y repetidas en la historia es que el judaísmo no sabe perdonar y que practica la tan citada como desconocida ley del talión, que proviene del Código de Hammurabi y aparece citada brevemente en Exodo 21:24-25. Nada más lejos de nuestra religión que tal calumnia, y la Torá contiene muchos pasajes donde el perdón prevalece sobre el odio y la venganza, incluyendo la parasha de esta semana y la historia de José.

Y, precisamente, lo que nos falta en nuestro país es hacer lo que hizo José. Tenemos que cambiar el pasado trágico de enfrentamientos, abusos e injusticias entre hermanos que vivimos en las décadas pasadas, para convertirlo en la oportunidad de valorizar y fortalecer la democracia y el respeto a la dignidad del ser humano.

En otras palabras, tenemos que reconstruir nuestro pasado, cambiarlo desde la tragedia que ha sido la pérdida del respeto por la dignidad humana en todos los niveles de la vida social, a una oportunidad para energizar nuestra voluntad de nunca más subordinar la moral social, política y personal a las ganancias económicas de un orden social basado en los bienes de consumo y no en el ser humano. Si no hacemos esto, y nos limitamos a revivir el pasado tal como fue, sin resignificar su comprensión moral, entonces repetiremos una y otra vez sus errores, y convertiremos nuestro futuro en la triste repetición de las tragedias del pasado.

Najshon ben Abraham

Centro de Estudios Religiosos

...

Leer más

  • Av. Tomás Moro 261 (interior) Las Condes - Santiago de Chile
  • Teléfono (+562) 2224 8523
  • Email: contacto@beitemunah.cl